Trilogía Silber (Kerstin Gier)

Poder recordar cada detalle de un sueño, soñar con cosas que aún no se saben, con sitios que nunca se han visitado e inmiscuirse en el inconsciente de otros, sería un poder insólito e inexplicable.

Todas las personas se encuentran unidas entre sí a través de un laberinto de pasillos y puertas, donde cada puerta es el alma de alguien con anhelos y miedos tan ocultos, que espiarlos significaría tener un poder sobre el otro para dominarlo, y ¿si este poder es concedido por una deidad siniestra? Si es así, nada es concedido gratis sin un pago o en este caso, un pacto de sangre.
Liv Silber, una chica de 16 años que se verá inmersa en esta situación, no cree posible que existan los demonios y que concedan este poder, pero aun así experimentará la facultad de colarse en los sueños de otros para resolver el misterio como buena fan de las historias de Sherlock Holmes, pues su vida consiste en la búsqueda de acertijos irresistibles de resolver.
Todos los soñadores implicados, aprovecharán este don de una u otra forma, hasta niveles insospechados, arriesgando más de una vida, todo en pos de la ambición y el poder, el conocimiento y la aventura.
Los sueños son como los pensamientos, tienen que ser libres y nadie debería espiarlos. Ni siquiera por diversión. Pues resulta que en los sueños se descubre el auténtico carácter de una persona y no existe ningún lugar donde el inconsciente sea tan poderoso como en los propios sueños.
¿Cómo es posible que exista un pasillo de los sueños? ¿Cómo explicar realmente los sueños? ¿Qué explicación científica tiene todo eso? Pero ¿por qué siempre ha de haber una explicación científica para todo? Quizá todo lo que ocurre tan solo sea en realidad una casualidad. Pero quizá no lo sea.

2 comentarios:

  1. Leídos los 3 libros, muy buena trilogía, los recomiendo 100%

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Danny por leer la historia y recomendarla a otros lectores.

      Feliz día.

      Eliminar

Hola, gracias por pasarte por el blog y comentar.